Entradas

Pocas ciudades conjugan tan bien tradición y modernidad como Bilbao. También en Navidad. Por eso, si viajas a la capital vizcaína, no puedes perderte sus mercados, sus belenes y la gran variedad de actividades para niños y adultos.

Comenzamos por las luces de Navidad. La Gran Vía, las 7 calles del Casco Viejo, el Arenal o las plazas del centro de la Villa se convierten en un paseo obligado para empaparse de la navidad bilbaína.

Mercado calle Bailén. Fuente: Bilbaoturismo.net

Como los mercados navideños, donde el visitante puede comprar regalos, figuras de belén, decoración y dulces típicos vascos. Los más destacados, el de Santo Tomás y el del Paseo del Arenal.

También es casi obligado visitar alguno de los más de 50 belenes tradicionales. Entre los más populares, destacan la exposición de belenes de la Asociación Belenista de Bizkaia, en el Museo de Pasos de Bilbao; el del Museo Vasco; y los Belenes del Mundo del Museo Diocesano de Arte Barroco.

La Navidad bilbaína pone especial atención a los peques. El Parque Infantil de Navidad (PIN) en el BEC, con juegos y experiencias para niños, es uno de las propuestas más famosas; como los talleres infantiles en el Museo Vasco, el Museo de Reproducción y el Yacimiento del Antiguo Convento de San Francisco. También el Guggenheim, emblema de la ciudad, ofrece actividades especiales.

PIN de Bilbao. Fuente: EITB

Por su parte, los teatros Arriaga, Campos Elíseos y Palacio Euskalduna también adaptan su oferta cultural a estas festividades, tanto para niños como para adultos.

Y ¿qué mejor forma de entrar al año nuevo que disfrutando de increíbles vistas de Bilbao? Existe una preciosa tradición vizcaína de subir al monte Gorbea el 1 de enero. Muchos, de hecho, ven el amanecer desde allí.

La capital de España es, sin duda, uno de los destinos favoritos de las navidades. Gracias a su ubicación en el centro de la Península, a sus buenas comunicaciones y a su enorme oferta cultural y comercial, durante estas semanas el centro de la ciudad se convierte en un hervidero de gente, fotos, sonrisas y gorros de lo más originales.

Mercado de la Plaza Mayor. Fuente: Fuente: unbuendiaenmadrid.com

 

Además de su cuidada iluminación, que cada año se convierte en pistoletazo de salida de la Navidad, Madrid cuenta con muchos mercadillos navideños. Posiblemente el más famoso sea el de la Plaza Mayor, dedicado principalmente a figuras de belén y decoración navideña; pero también son interesantes los de Plaza de España, Callao y, más innovador, el del Matadero. Los belenes tradicionales también son un punto fuerte: los más famosos, sin duda, el del Palacio de Cibeles (sede del Ayuntamiento) y el de la Real Casa de Correos (sede de la Comunidad). Sin olvidarnos, por supuesto, de Cortylandia, el espectáculo navideño de uno de los grandes almacenes de la calle Preciados que se ha convertido en una tradición familiar para el disfrute de los más pequeños y -posiblemente mucho más- para sus padres y madres.

Cortylandia. Fuente: esmadrid.com

En Madrid también es posible disfrutar de dulces y turrones navideños en pastelerías centenarias, de una oferta cultural envidiable (musicales, teatros, conciertos, etc.), y de todo tipo de propuestas comerciales para comprar regalos.

Y en cuanto a fiestas… qué decir de las Campanadas desde la Puerta del Sol. Un momento que marca el inicio de año para millones de familias y que desde hace algunos años puede vivirse dos veces: en las preCampanadas (30 de diciembre) y en las Campanadas propiamente dichas.