Las alergias e intolerancias alimentarias no deben evitar que disfrutemos de postres tan navideños y ricos como el roscón de Reyes. Te proponemos esta receta ideada por Mateo Sierra en su libro ¡Sin gluten!: deliciosas recetas para celíacos (Oberon).

Ingredientes (tamaño mediano):

  • 103 g de almidón de trigo
  • 75 g de almidón de patata
  • 100 g de harina de arroz
  • 20 g de harina de trigo sarraceno
  • 3 g de fibra de manzana
  • 4 g de psyllium
  • 1 g de goma xantana
  • 5 g de lecitina de girasol o lecitina de soja no transgénicos para que se conserve un poco más tierno
  • 2 g de levadura seca de panadería
  • 240 ml de leche entera (recomendable leche fresca de cabra)
  • 30 g de azúcar
  • 5 g de miel
  • 70 g de mantequilla en pomada
  • 1 cucharilla de agua de azahar
  • ralladura de una naranja
  • 500 ml de nata 35 % M.G. para montar
  • 130 g de azúcar
  • semillas de 1 vaina de vainilla

Elaboración:

  1. En el bol amplio mezclamos los ingredientes secos, el azúcar, y seguir con la leche con la levadura y los ingredientes aromáticos (el agua de azahar y la ralladura de naranja). Amasaremos bien y dejaremos la masa fermentando hasta que crezca un poco. La temperatura adecuada puede estar comprendida entre los 25ºC y los 28ºC. Si es menor deberemos tener paciencia y esperar a que fermente del todo.
  2. Cuando termine la primera fermentación, volveremos a amasar para quitarle el gas, añadiremos la mantequilla a la masa y volveremos a amasar pasándola entre los dedos. Una vez tengamos la masa con la mantequilla incorporada y sin aire, la taparemos nuevamente y dejaremos que fermente otras dos horas y media en un sitio cálido con una temperatura de entre 25ºC y 28ºC.
  3. Pasado este tiempo, volvemos a amasar para quitar el gas producido en la segunda fermentación y pasamos el bloque de masa a la mesa bien enharinada con algún almidón que hayamos usado para la masa. Hacemos una bola ayudándonos con el lado de la mano del dedo meñique para remeter la masa. Una vez tengamos la bola bien formada, introduciremos el dedo índice y corazón enharinados en el centro del bloque. Con movimientos circulares vamos abriendo el agujero del roscón con cuidado. Seguramente la masa se empiece a pegar, por lo que deberemos volver a poner harina en los dedos para completar el hueco.
  4. Precalentaremos el horno a 190ºC. Diluiremos una yema de huevo con una cucharada de leche y pintaremos toda la superficie. Antes de colocarlas se puede glasear con la yema de huevo y la leche para conseguir un dorado mejor.
  5. Cortaremos unas frutas escarchadas y las colocaremos cercanas al agujero que hemos hecho con el cortapastas. Seguiremos con un poco de azúcar perlado. En caso de no encontrar, podemos repartir un poco de azúcar blanco y finalmente añadir almendra laminada o incluso piñones.
  6. Hornearemos a 190ºC durante 45 minutos con calor arriba y abajo. Pasado este tiempo veremos si se ha tostado lo suficiente. Si no se ha dorado como nos hubiera gustado, subimos la temperatura a 200ºC para hornear cinco minutos más para que se acabe de dorar.
  7. Una vez se enfríe cortaremos el roscón por la mitad y lo rellenaremos de la nata montada con el azúcar para terminarlo. También se puede rellenar de cremoso de chocolate (que podemos encontrar en la receta de Tartaleta con crema de chocolate y fresas chuche).

¿Alguna vez te has atrevido a superar a los maestros italianos y cocinar tu propio y exquisito helado en casa? Te traemos una receta elaborada por nuestros chefs para que, al menos, lo intentes y, quién sabe, sorprendas a tus invitados.

¡Disfrútalo!

Cocinar es un arte y un placer que se puede aprender desde pequeños. Si tienes un pequeño chef en casa, seguro que le encantará la idea de hacer galletas de jengibre, muy típicas de Navidad. ¿Lo mejor? ¡Comérselas después!

Ingredientes:

  • 4 tazas de harina
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharada de levadura en polvo
  • 2 cucharaditas de jengibre molido
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • Media cucharadita de clavo molido
  • 1 taza de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 taza de azúcar moreno
  • Media taza de miel

Elaboración:

  1. En un bol grande mezcla la harina, el jengibre, la levadura, la canela y el clavo.
  2. En otro bol, bate la mantequilla, que estará a temperatura ambiente, con el azúcar hasta que éste se disuelva completamente. Incorpora la miel y el huevo, y bate. Cuando esté todo mezclado, incorpora a la mezcla de harina con las especias. La masa tiene que quedar lo más homogénea posible.
  3. Coloca la masa en un recipiente de plástico hermético, y reserva un par de horas.
  4. Estira la masa directamente sobre papel de horno para darle la forma antes de ponerla en la bandeja del horno.
  5. Es el momento de cortar las galletas de jengibre y darles la forma que prefieras. (Si dispones de moldes de cortar galletas navideñas es el momento de usarlos, y si no con el borde de una taza de café les das forma redonda).
  6. Hornea en el horno precalentado a 180ºC durante 11 para piezas grandes, y de 6 a 8 minutos para galletas pequeñas. Cuando los bordes se ponen marrones es momento de sacarlas del horno.
  7. Deja enfriar y decora a tu gusto, con chocolate, azúcar, virutas de colores… o disfrútalas tal cual, de cualquier modo, estarán deliciosas.