Pocas ciudades conjugan tan bien tradición y modernidad como Bilbao. También en Navidad. Por eso, si viajas a la capital vizcaína, no puedes perderte sus mercados, sus belenes y la gran variedad de actividades para niños y adultos.

Comenzamos por las luces de Navidad. La Gran Vía, las 7 calles del Casco Viejo, el Arenal o las plazas del centro de la Villa se convierten en un paseo obligado para empaparse de la navidad bilbaína.

Mercado calle Bailén. Fuente: Bilbaoturismo.net

Como los mercados navideños, donde el visitante puede comprar regalos, figuras de belén, decoración y dulces típicos vascos. Los más destacados, el de Santo Tomás y el del Paseo del Arenal.

También es casi obligado visitar alguno de los más de 50 belenes tradicionales. Entre los más populares, destacan la exposición de belenes de la Asociación Belenista de Bizkaia, en el Museo de Pasos de Bilbao; el del Museo Vasco; y los Belenes del Mundo del Museo Diocesano de Arte Barroco.

La Navidad bilbaína pone especial atención a los peques. El Parque Infantil de Navidad (PIN) en el BEC, con juegos y experiencias para niños, es uno de las propuestas más famosas; como los talleres infantiles en el Museo Vasco, el Museo de Reproducción y el Yacimiento del Antiguo Convento de San Francisco. También el Guggenheim, emblema de la ciudad, ofrece actividades especiales.

PIN de Bilbao. Fuente: EITB

Por su parte, los teatros Arriaga, Campos Elíseos y Palacio Euskalduna también adaptan su oferta cultural a estas festividades, tanto para niños como para adultos.

Y ¿qué mejor forma de entrar al año nuevo que disfrutando de increíbles vistas de Bilbao? Existe una preciosa tradición vizcaína de subir al monte Gorbea el 1 de enero. Muchos, de hecho, ven el amanecer desde allí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *