No hace falta ir al Rockefeller Center de Nueva York, a los Campos Elíseos de París o a Nápoles para descubrir los mejores árboles de Navidad, iluminación o belenes. Casi todas las ciudades de nuestro país se convierten en estas semanas en lugares muy especiales para vivir al máximo las fiestas.

Comenzamos en Barcelona nuestro recorrido. A su variada oferta cultural, de ocio y comercial, se suman durante esas semanas mercadillos, pesebres, actividades familiares y tradiciones gastronómicas.

Si no conoces la tradición, lo primero con lo que te encontrarás allá donde vayas es un simpático tronco con cara y barretina, el gorro tradicional catalán. Se llama Caga Tió, y es uno de los iconos esenciales de la Navidad catalana, el encargado -en clara competencia con Papá Noel- de traer los regalos en Nochebuena a los niños, después de recibir una buena tanda de golpes al ritmo de su canción.

Belén de la Plaça Sant Jaume. Foto: TimeOut

Cataluña también tiene una profunda tradición belenista, por lo que no puedes irte sin visitar alguno de sus pesebres. El de la plaza de Sant Jaume y el del Museo Frederic Marés son los más importantes de la ciudad.

Los mercadillos también impregnan a Barcelona y sus visitantes de espíritu navideño. Entre los más destacados, la Fira de Santa Llúcia -un mercadillo con más de 200 años de historia-, donde comprar figuras de pesebre y adornos de Navidad; y el mercado de Sagrada Familia, donde podrás degustar boniatos, turrones, castañas o churros con chocolate.

Mercado de Santa Llúcia. Foto: Ajuntament de Barcelona

Barcelona también se llena de actividades culturales y familiares. Con La ciutat dels somriures, la Plaça Catalunya se llena de actividades, talleres y propuestas lúdicas. Sin olvidar la Navidad en el Poble Español, con actividades para niños, jóvenes y adultos.

Y no podemos olvidar la gastronomía. El 26 de diciembre se celebra Sant Esteve, una festividad con tanta o más fuerza que el día de Navidad. Los canelones se convierten en el plato estrella de esta jornada, un placer al paladar de la mayoría de familias catalanas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *