La mesa es, seguramente, el centro de las celebraciones navideñas. Su decoración es fundamental para crear ambiente navideño y disfrutar de una gran experiencia junto a familia y amigos. Pero debemos evitar que los adornos acaben por ser un incordio mientras comemos. Te ofrecemos dos sencillos consejos que, en realidad, sirven para adornar cualquier mesa.

La primera es que los adornos acompañan y realzan el menú. Por ello, deben dejar espacio para servir el almuerzo o la cena con holgura o esa decoración que tanto nos ha costado crear acabará descompuesta y arrinconada en alguna silla o butaca libre.

 

 

La segunda norma hace referencia a la altura de los adornos. Los comensales han de poder mirarse mientras conversan, con comodidad, sin nada que les impida la visión. Opta por adornos poco aparatosos que no obliguen a tus invitados a moverse de un lado a otro tratando de esquivar un candelabro enorme, por ejemplo, al tratar de mirarse a los ojos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *